La Obra en Prosa de Juan Ramón

Sobre la prosa creadora de Juan Ramón Jiménez hay que empezar diciendo que no ha recibido la atención crítica que merece. Esto se explica, en parte, por la altísima calidad de la poesía del Premio Nobel, y también por la dispersión de la prosa en periódicos y revistas de España y América, que provoca que pase desapercibida frente a muchos lectores y resulte casi inaccesible para muchos críticos. Por otro lado, la poesía se recogió de una manera regular y se publicó en volúmenes, y tuvo lo que le faltó a la prosa: el impacto sólido de un libro. Platero y yo , Españoles de Tres Mundos y Espacio , son los tres libros en prosa publicados bajo la supervisión directa de Juan Ramón. Sin embargo, fueron muchísimos los libros de prosa proyectados por el poeta que nunca se llegaron a publicar.

Desde 1960 se han publicado numerosos volúmenes de los escritos en prosa de Juan Ramón. Contienen material inédito, casi en su totalidad extraído de los archivos del poeta en Madrid. También contienen artículos publicados individualmente y diseminados por las revistas y periódicos de los dos continentes durante los últimos cincuenta años.

Primeras prosas

Primeras prosas : Muchos de los primeros poemas en prosa de esta obra no logran transmitir una emoción coherente o una experiencia significativa de cierta profundidad:

Prosas varias

Prosas varias (1898-1903): Revela la constante nostalgia del poeta por su niñez perdida, o por una felicidad desconocida que parece haberle esquivado. La enfermedad y la tristeza llenan estas primeras páginas. Refleja los primeros esfuerzos juveniles de J.R.J. hacia una expresión poética en prosa. El sentimentalismo del Romanticismo lo inunda todo; las emociones son pueriles y superficiales; la expresión es tímida y convencional. El estilo, igual que su autor, aún no ha madurado, y refleja la lucha del poeta para expresarse al mundo que le rodea, pero también refleja la herencia de una tradición literaria.

Palabras románticas

Palabras románticas (1906- 1912): Las narraciones cortas y las anécdotas que surgen ocasionalmente están reducidas a simples impresiones. La emoción se contiene y, aunque quedan retazos, ya ha desaparecido el sentimentalismo lloroso y excesivo propio del Romanticismo. Tienen influencia modernista que se aprecia en la preocupación por el color, la musicalidad y los elementos románticos. Encuentra su inspiración en Moguer. Aparece el tema de la muerte pero no como una vaga melancolía que nace de saber que todos vamos a morir más tarde o más temprano, sino como un terror total que surge de la propia sensación de mortalidad del poeta.

Baladas para después

Baladas para después : Contiene la selección más importante de las Primeras Prosas. Es la sección mayor con 89 poemas en prosa, y son los que están desarrollados de una manera más consistente y acertada en los primeros textos. Aquí, las tendencias modernistas alcanzan su expresión más desarrollada. Que es un estilo de transición, lo prueba el hecho de que ciertos elementos expresivos están dispuestos dentro de una distinta visión del mundo, más coherente, que refleja los rasgos de una mentalidad simbolista. El poeta ha disminuido el fuerte sentimiento de la muerte de textos anteriores y lo ha reemplazado por una preocupación más general por lo temporal y por la tristeza que acompaña a dicha preocupación.

Platero y yo

Platero y yo (1907-1916): La inspiración y el material del libro se derivan de los años en los que el poeta residió en el pueblo andaluz donde había nacido. En él ha llegado a la madurez artística y pone fin al primer período de su prosa poética creando una obra maestra. Destaca por su unidad y coherencia interior, lograda por el ambiente constante de Moguer, por sus dos protagonistas principales (Platero y su amo) y por su elaboración especial de las estaciones del año. Aquí vemos que el mundo simbolista de sus primeras obras en prosa cede el paso al mundo natural del borrico y su dueño, un mundo concreto de gentes y cosas. Su interés principal se centra sobre la interacción del hombre con su medio natural. Se tratan muchos temas: el carácter transitorio de la vida, la mortalidad, la naturaleza, la violencia, la fealdad, la crueldad… que reflejan la nueva preocupación del autor por los aspectos desagradables de la realidad social, por la miseria del hombre y por su crueldad con los animales y los otros hombres. Todo esto aparece en contraposición con la ternura y la bondad que se despliegan en el mundo natural del borrico y su dueño.

Es, sin duda alguna, la obra más conocida de J.R.J. y por ello ha sido traducida a numerosos idiomas. Como muestra aquí ofrecemos las cubiertas de algunos de los ejemplares más significativos y curiosos:

Diario de un poeta recién casado

Diario de un poeta recién casado (1916): Se escribe durante el viaje que Juan Ramón realiza a EE.UU. para casarse con Zenobia. Salió de Madrid el 20 de enero de 1916 y volvió con su esposa el 1 de julio de 1916. Escribió algo del libro entre Madrid y Cádiz, y la mayor parte en América o en el mar. En esta obra se mezcla el verso y la prosa. Está dividido en seis partes: “Hacia el mar”, “El amor en el mar”, “América del este”, “Mar de retorno”, “España” y “Recuerdos de América del este”. Todas estas divisiones contienen composiciones en prosa, pero son en las secciones III y IV las que interesan en cuanto a la prosa especialmente en este estudio. De la importancia fundamental de esta obra nadie duda. El autor mismo lo declara su mejor libro e insiste sobre los problemas claves de él, que son los del cielo, amor y mar. Refleja la repugnancia de Juan Ramón ante los aspectos del Nuevo Mundo y entre ellos, el que le causa una mayor aversión, es la comercialización que han traído consigo los anuncios “más espantosos que los túneles, o que el humo, o que los rascacielos”. El ruido de Nueva York es tan elevado que ni siquiera puede oír el estallido de un trueno. Es tan ensordecedora la cacofonía del hombre, que ahoga los sonidos más impresionantes de la naturaleza. Igual que le ocurre a la vista y a los sonidos, los olores también son ofensivos y sirven para recordar el desagradable mundo de Nueva York. Hay olores artificiales de comercialización, olores a pobreza y miseria… Otra fuente de horror para el poeta es la enormidad de la ciudad y a menudo dramatiza la inmensidad de Nueva York con un detalle que refleja una diferencia cultural: el tamaño relativo de las iglesias. La reacción del poeta ante Nueva York tiene un tono burlesco y ridiculizador, casi caricaturesco. Aunque hemos presentado una visión casi ininterrumpida del desagrado y de la repugnancia que siente J.R.J. por Nueva York, ahora, a modo de contraste, para mejor destacar la sensibilidad de “El Andaluz Universal”, dejemos de lado las impresiones satíricas y decir también que hay momentos en la obra en los que J.R.J. se siente reconfortado y aliviado por el contacto con los elementos de la naturaleza que le son familiares: una flor, un árbol solitario, una puesta de sol… Una vez que se encuentra fuera de Nueva York, en el mar y en España, el poeta da muestras de recobrar su intimidad con el mundo natural que le rodea, y expresa el alivio y la alegría que siente al retornar a su tierra natal. En la última sección de esta obra, encontramos que el horror inicial hacia la gran ciudad ha desaparecido, pero otras facetas de su reacción, el humor y la ironía, han sido reemplazadas por caricaturas mordaces y por un total desdén hacia la hipocresía, la falsedad y el mal gusto, dondequiera que se encuentren y se hace una especial crítica a los clubs.

La Colina de los Chopos

La Colina de los Chopos : Se publicó en Barcelona a finales de 1963 y contiene material, tanto inédito como publicado, escrito entre 1915-1924. Los textos publicados están extraídos de: Índice, Unidad, El Sol, Revista de Occidente, Antolojía para niños y adolescentes . El volumen contiene seis secciones de páginas en prosa: “La colina de los chopos”, “Cerro del viento”, “Cuentos largos”, “Disciplina y oasis”, “La alameda verde”, “Poesía en prosa”, son de carácter provisional. Lo que encontramos en estas secciones son piezas fragmentadas, sin fecha, sin pulir ni revisar.

La obra trata sobre Madrid, especialmente del paisaje, de la luz y del color de Madrid. La estancia de Juan Ramón en la Residencia de Estudiantes, desde 1912-16, inspira estas páginas aunque su forma última, su expresión final, no se concretará hasta años más tarde. Es entonces cuando el autor adquiere su visión única de la ciudad. El tema principal, el paisaje que rodeaba la Residencia es el que da unidad a toda la obra en general apareciendo su preocupación característica por los elementos naturales y por la reacción del hombre ante ellos. Incluso en las ciudades el hombre debe vivir en contacto con su ambiente natural y, de este modo, el poeta retorna a su tema principal.

Cuadernos

Cuadernos : Entre 1925 y 1935 Juan Ramón publicó su obra, tanto en prosa como en verso, en una serie de “cuadernos” y de “hojas sueltas”: Sucesión, Obra en marcha, Presente y Hojas. Estas páginas han sido reunidas en el volumen Cuadernos , publicado en 1960. Algunas de las páginas en prosa datan de fechas tan tempranas como 1915-17, aunque tal vez no fueron revisadas y publicadas hasta diez años después o más. Por ello, efectivamente, la prosa que estamos estudiando no cubre un periodo de diez años, sino de veinte (1915-35). De las 230 páginas de Cuadernos , 100 páginas contienen poemas en verso; las 130 páginas últimas son prosa, agrupada en cinco divisiones principales. Mucha de la prosa de cada división está reunida y aumentada con material inédito en volúmenes separados, publicados desde 1960. La primera sección de Cuadernos es “Poesía en prosa”; escenas que en su mayoría están contenidas en La Colina , y algunas son de interés autobiográfico. La segunda división no constituye una sección única, sino que está compuesta por material diverso reunido y muy ampliado en Por el cristal amarillo. La tercera división incluye un tercio de las “caricaturas líricas” de Españoles . La cuarta división contiene una colección de aforismos, incluidos en parte, y muy aumentados, en La Colina . Finalmente , hay varias cartas, la mayor parte de las cuales están incluidas en otros epistolarios.

Españoles de Tres Mundos

Fue publicado, por vez primera, en Buenos Aires, en 1942. En la portada, el autor colocó dos fechas 1914-1940, indicando el largo período de gestación que precedió a su publicación en forma de libro. Los primeros “retratos” datan los días pasados en la Residencia de Estudiantes. Comenzaron a publicarse en los periódicos madrileños hacia 1924 y por los años treinta su publicación se extendió a las revistas y periódicos de Hispanoamérica. Juan Ramón dedicó más tiempo y energía a los retratos entre 1926 y 1934 que en cualquier otro momento. El lector reconocerá en los retratos a un distinguido grupo de poetas y líderes intelectuales de la misma generación de Juan Ramón o la anterior, a los que contemplaba y admiraba de maneras diferentes: Bécquer, Rosalía de Castro, Giner, Cossío, Unamuno, Machado, Alberti, Lorca, Aleixandre… Este libro es su última colección de prosa lírica, consistentemente creadora, la más inspirada, representa la culminación de toda la prosa anterior, y da máxima expresión, como veremos, a la singular visión del mundo de “El Andaluz Universal”.

Espacio

Es un poema redactado en enero de 1941. Desde su creación hasta su publicación en abril de 1954, fueron muchas las correcciones sufridas. Si Juan Ramón Jiménez sometía los poemas breves a modificaciones constantes, el poema de mayor extensión que escribió debía padecer inevitables cambios. El más significativo fue su conversión de verso en prosa. Parece claro que el poeta quiere establecer una ordenación lógica dentro del conjunto. El libro se abre y se cierra con la presencia del mar. En su forma completa, es un largo poema en prosa seguida, sin párrafos, dividido en tres partes: “Fragmento primero”, “Fragmento segundo” y “Fragmento tercero”. Al final de cada una de ellas figuran los títulos, que son, respectivamente: “Sucesión: 1”; “Cantada”; “Sucesión: y 2”. Al pie del poema, entre paréntesis, un lugar y unas fechas:”(Por La Florida, 1941, 1942, 1954)”.

Espacio es un triunfo del pensar poético de su creador: “este ininterrumpido monologar de la conciencia es un fluir del instinto interpretado por la inteligencia”. El instinto va trayendo al texto palabras que generan nuevas palabras; sonidos que proyectan sonidos-eco… Todo lector que se aproxime a las páginas de Espacio captará de inmediato esta sucesión de palabras —y de sonidos— que, a manera de conjuro, arrastran tras de sí nuevas palabras.

Se puede intuir fácilmente, la vida vivida por su creador, las palabras, las ideas, los sentimientos del protagonista y hasta muchos sucesos fueron sus vivencias antes de llegar a transfigurarse en esa nueva realidad que es el poema. Hay que destacar que en la obra se mezclan y funden las realidades vividas con lo leído, lo soñado, lo imaginado, lo que debió haber sido, etc. En varios momentos, el autor menciona nombres, que para él han tenido y siguen teniendo una significación.

Tiempo

Poema en prosa redactado en Florida en 1941 de forma paralela a Espacio . Es un texto insólito porque su autor no sólo enumera pormenores de la sociedad española y americana de aquella época, sino que entra en detalles íntimos, y cuenta particularidades de su vida y de las vidas de personas allegadas, como la muerte de su madre, la forma de arreglarse de su mujer, las cartas y libros de amigos, las críticas injustas recibidas, las críticas suyas hacia otros, sus tareas diarias, sus ideas sobre la literatura, etc. Estos detalles dentro de este poema no tienen precedente en la obra anterior de J.R.J, y los que conocen su obra quedan asombrados no ya por la cantidad de datos que contienen el texto, sino por el hecho de que el autor parece ir en contra de la “poesía desnuda” a la que se había suscrito desde temprana edad. Los datos personales que forman la materia de Tiempo son, por consiguiente, inusitados y es quizá por eso por lo que cuando se publicó el poema en 1986, algunos críticos pensasen que esta prosa autobiográfica, escrita sin orden aparente, en un estilo cercano al de la conversación, rompía con los esquemas poéticos de su autor y parecía más bien un borrador de Espacio , poema en el que se mencionan experiencias y temas similares. Una lectura cuidadosa de este texto revela que se trata de un texto muy contemporáneo que entra dentro de una fase nueva de la poesía de J.R.J., en la que el autobiografismo y el monólogo interior ocupan un lugar preeminente.

En la obra encontramos alusiones a la política y a la sociedad de entonces que muestran, entre otras cosas, la preocupación del poeta de Moguer por España y por el momento de inestabilidad política por el que pasaba el mundo occidental. Así, podemos ver un trasfondo moral y ético y un poeta implicado en su tiempo y en su sociedad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR